Pages

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • RSS Feed

martes, 18 de septiembre de 2012

El despertar.

No hay comentarios:
 
Beth abrió un ojo. Después el otro. Poco a poco. El despertador no paraba de sonar. Una y otra vez ese horrible sonido que la sacaba de sus sueños, ese objeto maligno creado para destruirle el trabajo de toda una noche. Metió la cabeza debajo de la almohada... no paraba de sonar... ¿porque inventaron ese aparato tan insoportablemente útil pero irritante? Volvió a mirar hacia la mesilla, ahí estaba, tan redondito como falso. Y seguía. Sabía que si lo apagaba no lograría levantarse de la cama, y llegaría tarde al trabajo, y su jefe no estaba para soportarle otro día ocupando su puesto de trabajo... tarde... No, esta vez sería la primera en llegar. El horrible sonido seguía taladrándome la cabeza, Finalmente decidió alargar el brazo y apagarlo. Ahora venía lo realmente imposible, levantarse de cama. Miró la hora, las ocho menos cuarto. Calculando bien, si se quedaba en la cama unos quince minutos más, después le daría tiempo a ducharse y salir corriendo al trabajo, pero sin desayunar claro está... Y si desayunaba, tendría que llevar esa maraña comúnmente denominada pelo sin lavar. Finalmente apartó las sabanas que se negaban a abandonar su cuerpo y puso un pie en el suelo, sabía que si se levantaba en ese momento podría desayunar y lavarse el pelo también. Aparto el mechón de paja de la frente y con los ojos aun entrecerrados miró hacia el pasillo. Solo un pequeño esfuerzo y ya estaría empezado el día, lista para la rutina. En ese momento, oyó el cascabel del chico que le traía los periódicos los domingos.  Y acto seguido, se dejó caer hacia atrás maldiciéndose y maldiciendo el maldito despertador y su manía de cobrarse el tiempo incluso en fines de semana...



Foto y texto originales  de Caroline A. N.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff