Pages

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • RSS Feed

jueves, 27 de septiembre de 2012

Supervivencia.

No hay comentarios:
 
Que inocente parecía la mirada de los más pequeños, pero todos sabíamos que en un par de años todo cambiaría. Se convertiría, al igual que sus semejantes, en una auténtica máquina de matar. Habíamos matado algunos de ellos, por hambre o bien por tratar de defender nuestro hogar...y ellos ahora, a mi madre. En ese momento no era más que un pobre ser abandonado a mi suerte ante aquellas bestias que solo querían acabar con mi vida, saciar su sed de querer ser el mejor del grupo....pero no me rendiría tan facilmente, aproveché que se habían distraído con un ruido no muy lejano, y me escapé. Corrí cuanto mis extremidades me lo permitieron, a pesar del hambre que acechaba cada rincón de mi estómago. Pero la rabia que sentía en mi interior por aquellas fieras amainaba todo cuanto sucedía en mi cuerpo y lo sustituía por un mar de venganza en el que el viento empezaba a soplar salvajemente... Me detuve en un claro, me escondí entre la hierba y esperé. Al cabo de un rato oí pasos, y los vi pasar. Si. Los vi pasar por mi lado, con su rara forma de andar sobre dos patas, el cuerpo desnudo y sin pelo... humanos. Bestias y fieras que mataban a los míos por placer. Y yo, huérfano y abandonado a mi suerte con apenas unas lunas de vida... sin ánimos de sobrevivir en la intemperie de mi tierra.




Foto y texto originales de Caroline A.N.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff