Pages

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • RSS Feed

miércoles, 17 de abril de 2013


Somos unos golosos, tenemos que admitirlo. Pero además de ser un capricho aquello de devorar con vista y boca todo cuanto dulce sea, hoy día es mucho más que eso: hablamos de arte.

Nuestra reacción puede que dure un par de segundos, según el efecto sorpresa nos coja o no de humor, o puede durar minutos... lo que tardemos en comernos una de estas obras culinarias. En cambio, detrás de nuestra satisfacción, hay horas e incluso días de preparación e ingenio para lograr una tarta, galleta o pastelito que no solo sepa bien sino que nos deje sin palabras. Pensar el diseño que trasmita, si serán capaces de hacer cuanto se ha dibujado en mente, elaborar la lista de ingredientes y materiales... entre otras cosas que se deben hacer hasta el momento de la puesta en escena y la crítica reacción del cliente, familiar, amigo y demás que se pretende impresionar.

De buena mano sé que requiere su tiempo, esfuerzo, pasión, dinero y mucha imaginación para llevarlos a cabo. Desde aquí os recomiendo que les deis una oportunidad, dadle un toque especial a vuestra mesa, cumpleaños, aniversario, evento o cena especial con una obra de arte en miniatura. Nunca está de más un bonito toque de dulzura!

A continuación os dejo una imagen para que os hagáis una pequeña idea de lo increíbles que pueden llegar a ser. Está en concreto es de Mis Pequeños Dulces, cuya página podréis encontrar en Facebook para contactar y hacer vuestros encargos. Por supuesto, hay  infinidad más de ellas, así que buscad la más cercana a vosotros... y disfrutad!


Texto: Caroline A. N.


 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff